domingo, 23 de octubre de 2011

Almería se vuelca con la Escuela Taurina


Se guarda un minuto de silencio en memoria de Antonio Chenel "Antoñete" y se rompe el paseillo con una profunda ovación. La plaza estaba llena. Otro más. Segundo éxito rotundo de la Escuela Municipal Taurina de Almería.
Con unos tendidos superpoblados se han lidiado seis novillos de Javier Molina. Ninguno de los seis de excelente juego, pero ninguno con grandes dificultades. El primero, jabonero, con una estampa muy bonita.
Los representantes de Almería han sido José Cabrera, Rubén Martínez y Sergio RoldanCabrera se ha mostrado arrollador. Quitó por lopecinas, hábil con el capote, arrollador con las banderillas, y muy transmisor con la muleta. Los ocho tendidos se han dejado llevar por el toreo de cabrera y al grito de "¡torero! ¡torero! ¡torero!" le han concedido dos orejas que le han valido para salir por la avenida de Vilches.
Ruben Martínez ha lidiado un eral  algo desclasado. En ocasiones, sobretodo cuando venía de largo, el animal pedía un segundo toque al entrar en la jurisdicción del matador, o si se le privaba de el, se vencia y embestía por dentro. Así levantó en una ocasión los pies del suelo al matador. Rubén ha intentado alargar la embestida y ha logrado fases de lucimiento, destacando, a mi parecer, los pases de pecho. La espada le ha privado de que la vuelta al ruedo que ha dado, hubiera sido con algún trofeo.
Sergio Roldán ha sido, para mi, la gran sorpresa. Ha mostrado una clase y un gusto excelente. El eral al que ha dado muerte era mansito, y se ha refugiado en tablas. Creo que tal vez hubiera durado un poco más en los medios, pero compensaba con una gran nobleza. Han sido muchos los naturales de sensacional factura, la mano siempre baja, buen manejo de la capa... me ha gustado muchisimo. El tercio de banderillas ha sido desigüal. Dos orejas.