sábado, 19 de noviembre de 2011

Efemérides; Ruiz Manuel indulta a Villista


Nos apetece recordarlo. Es lo más grande que puede ocurrir en el toreo: el indulto. En ninguna disciplina se ama tanto al rival como para perdonarle la vida, tomen nota animalistas desinformados. En ningún ámbito social se adora de tal manera a un animal, sagrado; ni nadie se congratula tanto de un indulto como un amante de la fiesta brava.
El indulto supone que la bravura, la nobleza y la casta del toro le han llevado al triunfo de la vida sobre la muerte. Y supone, por consiguiente, que un torero ha sabido dominar la bravura, aprovechar la nobleza del animal y convertir la casta en celo en la muleta.
Hoy, día veinte de noviembre, se cumple un año desde que el diestro almeriense Ruiz Manuel indultara a Villista, de "La paz". El acontecimiento sucede en la plaza de toros de San José Villa de Allende, en la tierra hermana de Mexico.
En otro orden de cosas, Ruiz Manuel, ha decidido donar un vestido de torear (nazareno y oro) a la Real e Ilustre Hermandad Sacramental y Cofradía de nazarenos de Nuestro Padre Jesús en su Prendimiento, Jesús Cautivo de Medinaceli y Ntra Sra de la Merced, donde el torero llegó a hacer estación de penitencia, como costalero del Señor Cautivo.