domingo, 10 de junio de 2012

La Tertulia se va al Corpus 2012 ( y II)


Plaza de Toros de Granada. 5 toritos de Zalduendo (de esos 5 solo 1 pasó de 460 kilos y el primero de Cayetano dió en la romana 430 kg) y 1 y otro bis de Román Sorando, lidiados y muertos a estoque por Enrique Ponce, Morante de la Puebla y Cayetano Rivera Ordoñez.



Enrique Ponce fue todo lo Ponce que su imaginación se lo permita imaginárselo. Especialmente con su flojo segundo. Con este comenzó con tandas muy cortas, con dos y el de pecho. Dándole mucho tiempo, espacio y toreando sin toro, hasta que sus pocas fuerzas se asentaron y pudo obligarlo un poco. Finalmente el toro miró a las tablas queriendo rajarse, pero el lio estaba formado. Clásica faena poncista, que solo él sabe hacer. En manos de otro torero estaríamos hablando de un toro sin fuerza, venido a menos y chimpum.



El Señor Jose Antonio Morante Camacho cuajó una tarde como las que hacía mucho tiempo que yo no lo veía. Su primero fue el mejor toro del encierro (creo, porque los de Cayetano es muy difícil verlos). El de la Puebla lo cuajó por eternas verónicas (como la de la foto), lo llevó al caballo galleando por chicuelinas, lo quitó a pies juntos, lo paró con toreros ayudados por bajo y dos trincherazos, lo cuajó por el pitón derecho, por el pitón izquierdo.... y lo pinchó. Mala suerte. Mala suerte para él, buena para nosotros, porque en su segundo salió arrebatado, sin querer que se le escapara el triunfo y... ¡ay amigo! un toro manso, descastado, queriendo irse a la dehesa a mugir con las vacas, que no embestía, sino que topaba con feas oleadas incontrolables y el Señor Jose Antonio Morante lo buscó, lo obligó, le dejó la mano para que repitiera a regañadientes, salvó por los pelos más de una arrancada de manso que apunto estuvo de llevárselo por delante y ¡a este si le pegó un espadazo! Para poner la guinda a la obra le pidió a Fco. Javier Sanchez Araujo la puntilla y lo apuntilló. Éxtasis. 

Da gloría ver a un tío jugandose la vida con un toro. Da gloría ver a Morante cuajando un toro. Lo de ayer con Morante jugandose la vida fue orgásmico.


Lo de Cayetano es para hablarlo largo y tendido. Yo creo sinceramente que él quiere torear bien, pero no sabe. Tiene el gran problema de haber iniciado su carrera cerca de la treintena y acusa con demasiada frecuencia la falta de base conceptual; algo tan sencillo como el toreo de salón, que los chavales de escuela taurina toman con 12 o 14 años, a el se le nota la carencia. No sabe perder pasos, colocarse... en resumen: torear.

A eso hay que sumarle otra gran carga. El no tiene que saberlo (o si), pero ¿por qué nadie le dice que el toreo es de arriba a abajo y de fuera a dentro? Cayetano torea de arriba a abajo perfectamente, entre sus virtudes está la de bajar la mano, es cierto, pero torea de fuera a mucho más fuera, esto hace que empiece el muletazo fuera de cacho y acabe con el toro en Barbate. Ahora vuelve a buscar al toro para volver a echarlo fuera... y la faena es una búsqueda de pases sueltos insustanciales y en la mayoría de los casos muy aburridos.

No me lo tome a mal el nieto de Antonio Ordoñez, es algo esencial a mejorar si quiere que dentro de tres décadas se hable de un Cayetano que toreo en la segunda década del S. XXI


Fotos: Tertulia Taurina "La Carioca"