sábado, 21 de julio de 2012

David Mora por encima del resto




II corrida de la feria de Roquetas de Mar. 5 toros de Juan Pedro Domecq y 1 (el tercero bis) de Parladé. Enrique Ponce, azul cielo y oro (oreja y oreja), Fandi, pizarra y oro (oreja y dos orejas) y David Mora, de sangre de toro y oro (ovación y oreja).

Dos orejas: La actitud de David Mora en el segundo de su lote, un bonito jabonero sucio que cerraba plaza, ha sido irreprochable. Se ha ido a la puerta de chiqueros a recibirlo, quite por gaoneras, estatuarios, tandas de mano baja y... lástima de ese pinchazo. Para mi, lo mejor de la tarde.

Oreja: Ponce ha estado correcto con sus toros, a veces abusando de recursos, pero sus toros parados no aportaban la emoción que el torero se ha visto obligado a poner. Aún así la salida a hombros ha sido excesiva.

Silencio: La presentación de la corrida ha estado justita, pero lo peor era lo de dentro. ¿por que los ganaderos actúan como antitaurinos? ¿como es posible que con el infinito peligro que tiene un toro, no transmita ni un ápice de emoción? es para hacerselo mirar, porque el futuro de la fiesta pasa por ahí...

Pitos: David Fandila Marín es el torero del pueblo, o un torero de pueblo, lo que prefieran. Concesiones continuas a la galería, gestos de folclore con el respetable, carreras... pero pararse, templar y torear no. Es la Belen Esteban del toreo.

Bronca: Las exigencias de las plazas de tercera ni pueden ni deben ser iguales a las de segunda, igual que las de esta no pueden ser iguales a las de primera... pero ¡por favor! que Roquetas está cerquita de Almería ¿de donde sale tanto griterio? ¿tanto vocerío? esa gente sin camiseta gritando en el tendido, esa petición compulsiva de trofeos... ¡Bronca!



Foto de cabecera: Dani Perez