lunes, 9 de julio de 2012

Incesante actividad taurina almeriense


La actividad taurina almeriense no cesa. A la conocida fecha de Roquetas (20 de julio) con novillos de Apolinar Soriano, y con la presencia de Jose Cabrera, Rubén Martínez, Sergio Roldán y Alejandro Perez, tenemos que sumar que el mismo Alejandro Perez, disputará la final de las Becerradas organizadas por la escuelas taurinas el 19 de agosto en Chapín (Jerez de la Fra), con novillos de Juan Collado.

El 6 de agosto, en Malaga, con novillos de Palla, hará el paseillo José Cabrera, y el 11 de agosto en la feria de Algeciras hará lo propio Ruben Martínez, en una novillada nocturna. También está confirmado que Cabrera matará dos novillos de Francisco Porcel en Graena (Granada) el mismo día. Al día siguiente, Jose Cabrera torea en Valdeolmos, Guadalajara.

El 15 de agosto Cabrera mata dos novillos de Apolinar Soriano en Villar de Encina, cuenca, y el día 20 de agosto en la feria de Almería, Jose Cabrera y Rubén Martínez estoquearán una novillada de Esteban Isidro (propiedad de Oscar y Pablo Chopera).

El 18 de agosto habrá un festival en La Calahorra, donde actuará también Cabrera con novillos de Porcel. Cabrera termina, por ahora, el mes de agosto el día 25 en Ecija

En el siguiente mes de Septiembre, Rubén Martínez hará el paseillo en la feria de Murcia en el coso de la Condomina.

También en septiembre, Cabrera actúa en Najera (La Rioja) el 17, y en Portillo (Toledo) el 23.

El también novillero almeriense, aunque afincado en Granada Manolo Nieto, matará un novillo en Mijas (Málaga), el 29 de julio.

Por otro lado, el almeriense afincado en Jaén Carlos Ojeda, mató dos novillos en la feria de Soria. Novillos de Piedraescrita (procedencia Nuñez del Cuvillo). En su primero se le pidió la oreja, pero le cortó las dos al segundo de su lote, un novillo serio, con cara y kilos, al que con una faena compacta, recetó seis larguísimos naturales con la muleta arrastrando por el soriano albero. Gran estocada. También, por San Fermín, el 7 de julio, toreo en Jaén capital, donde la crónica dice:

"Carlos Ojeda volvió a dar dimensión de su oficio, ante un animal noble. De capote, realizó verónicas de buen nivel en su conjunto, rematando con revolera. Tras ser picado el animal, Ojeda fue haciéndolo en la muleta, con tandas cortas al comienzo para afianzar al animal. Fue a más la faena, la cual contó con muletazos muy largos por ambos pitones. Entró a matar a ley, dejando la espada en todo lo alto. Dos orejas."