lunes, 6 de agosto de 2012

La novillada de Berja




A estas alturas ya lo sabéis todos. La corrida se suspendió por una clase práctica para los alumnos de la Escuela Taurina de Almería, con la invitación de las de Lucena y Albacete. Por cierto, hay que ver como pasa el tiempo, que a estas alturas ya os tuteo...

No importa que sea novillada o corrida de toros. La tensión y los nervios (caray, y el miedo) se ve reflejada en el rostro de los profesionales. En esta imagen Damián Ramón además se preocupa del aspecto de los tendidos, con tres cuartos del aforo cubierto.


El miedo no se pasa nunca. Pero se olvida cuando uno anda ocupado en otras labores. Liarse es una forma de estar distraído los últimos momentos antes de romper el paseillo. Este es Rubén Martínez, que como es habitual se lió solo, esta vez bajo la atenta mirada de Antonio Sanchez, que andaba de paisano por allí...


La novillada fue en lineas generales muy mansa, con cuatro ejemplares descastados, desrazados y cuantos des se le vengan a la cabeza. Las notas que tomé durante la tarde-noche dicen así:

Durante la faena del primer novillo suena el pasodoble "cielo andaluz". La primera en la frente, se me viene a la cabeza el infame repertorio que habrá que escuchar en la plaza de Almería durante 6 días, y me gustaría explicar uno por uno a todos los asistentes la suerte que tienen con su banda de Berja. Para los que nos gusta la música, la plaza de Almería es un suplicio.

Jose Cabrera: Novillo manso y sin clase. Manejable sin más. Todo lo pone el torero. Mejor con la zurda. Tiene una innata facilidad para conectar con los tendidos.





Sergio Roldán: Invita a quitar por colleras a Rubén Martínez (por Dios, no confundir con el toreo al alimón, que no es lo mismo). Durante la faena suena el pasodoble "Ven Cirila", definitivamente me rindo ante el repertorio de la banda de Berja. Buen novillo (ojo, tuerto del país aquel). Roldán intenta enganchar y torear largo rematando atrás. En mi opinión faena cara que la gente no ve o no sabe valorar. Toreo caro. Le puede por completo al novillo y acaba muy abandonado.







Rubén Martínez: Le corresponde en suerte el otro buen novillo de la tarde. Brinda la faena a sus compañeros de Escuela Taurina. Ruben estuvo sensacional cuajando al novillo con el capote y con la mano derecha. Estuvo muy acoplado a la embestida del novillo, componiendo con mucha clase. Por el pitón izquierdo el novillo se cuela y vuelve al pitón derecho, yo eché de menos que lo probara otra vez. Buena estocada de ejecución, perpendicular de resultado que retrasó la muerte y le resto algún trofeo.





Alejandro Perez: Cobra dos fuertes volteretas en el quite al novillo de Rubén. Se lleva el peor novillo. Manso, abanto, y cuando embestía no embestía, topaba. Con peligro, antipatico, mal compañero. Alejandro lo intenta todo, está muy voluntarioso. Hace lo posible y lo imposible por quedarse con el. Buen espadazo y muerto el toro. Mejor.




Asi que ya nos vamos, que nadie se olvide sus cosas apoyadas en la barrera... y hasta la próxima.


Es de recibo acabar con un sincero agradecimiento a Gabriel Luis García Callejón, siempre amable, siempre hospitalario, siempre dispuesto a echar una mano. Te hace sentir en tu casa.