viernes, 14 de septiembre de 2012

El robo de la Santa María


Infinita tristeza que inunda el corazón de todos los taurinos, cuando a las seis y media, hora taurina, según el reloj de la plaza, no hay toros ni toreros en el edificio sagrado de la tauromaquia. 

Un andamio y una piscina la sustituyen. Alguien, un político, ha decidido que esa afición no se puede practicar  Ha decidido que su pueblo no tiene libertad para elegir. Ha pensado que es el único listo de un pueblo de tontos y que por ellos debe decidir.

Nos ha robado la libertad de decidir.

Hoy y siempre, VIVA LA TAUROMAQUIA. #SialosToros

Esto es ahora la Santa María de Bogotá:




Nuestro agradecimiento más absoluto para nuestro querido "enviado especial" a america: Sr. Chamberts.