viernes, 2 de noviembre de 2012

Desidia, desgana y falta de ambición (Las figuras del G-10 en 2012)


No, no se trata de que las figuras maten lo que no quiere nadie, no es eso. Ni siquiera mitad por mitad, por supuesto que no. El status de figura le permite a quien lo ostente, entre otras cosas, la facultad de elegir. Elegir plaza, compañeros, condiciones y por supuesto el hierro que luce el toro que salga por los toriles. Pero de ese status, a la desidia, la desgana y la falta de ambición va un trecho semejante al que separa Córdoba de la luna.

Desidia, desgana y falta de ambición, si. La figura que se precie de serlo, ha de poder a todo tipo de oponentes, y los hombres que se han vestido por los pies siempre lo han demostrado. Aunque sea para callar a ese sector de la afición, aunque sea para consumir las tintas de las rotativas que avisarían del duelo de tal o cual torero con tal o cual ganadería, aunque sea para escribir páginas llenas de épica en la historia del toreo. Por hacernos soñar en un toreo romántico. Las actuales figuras podrían torear lo que quisieran, lo creo de verdad, y si no lo hacen es, nuevamente, desidia, desgana y falta de ambición.

Son miles los archiconocidos ejemplos que la historia taurómaca nos ha regalado de toreros que callan las voces que los acusan de acomodados a base de matar el toro más grande y más fiero del campo. ¿donde han quedado los toreros con orgullo?

El famoso G-10, extinto o agónico, ha estoqueado en el año 2012 la friolera de 779 toros. Las ganaderías que más han lidiado han sido Nuñez del Cuvillo con 78 toros, Garcigrande con 73 toros, Zalduendo 68 toros, Juan Pedro Domecq 55 toros y Victoriano del Rio con 50 toros. 

Los encastes toreados por los máximos representantes de la fiesta son:

  1. Domecq            671 toros  86,1%
  2. Nuñez                 40 toros    5,1%
  3. Atanasio              26 toros    3,3%
  4. Murube-Urquijo    23 toros    2,7%
  5. Domecq-Nuñez    12 toros    1,5%
  6. Albaserrada            5 toros    0,6%
  7. Samuel Flores        2 toros    0,3%
De esos 779 toros, son 5, solo 5, los que se salen de las ganaderías comerciales. A mi se me antoja poco. Esos 5 toros llevaban el hierro de la A coronada de Victorino Martín, y ¿se imaginan quien les dio muerte? pues no, no fue Cayetano, fue "El Cid". Eso quiere decir, que de los 10 máximos representantes mundiales de la tauromaquia, solo 1 ha decidido este año tener el gesto de matar algún toro que le presente alguna dificultad, más allá de la propia dificultad de matar un toro, que no se les ha de restar mérito. Pero ¿y el orgullo torero de anunciarse en una plaza grande con un toro que asuste solo con leer su nombre en el cartel? ¿y la superación? ¿y los toreros que quieren demostrar ser los mejores? ¿y el miedo de las citas históricas? ¿y la responsabilidad de llamarse figura del toreo?

La respuesta a todas estas preguntas es desidia, desgana y falta de ambición.