jueves, 1 de noviembre de 2012

Españoles: El G-10 ha muerto


No diré que me alegre, que no me alegro, ni diré que hace ya 5 meses, que me atreví a decirlo y grabarlo, que lo dije y lo grabé, pero el caso es que el G-10 ha muerto, lo ha dicho Manzanares, y si no ha muerto, agoniza hace tiempo. Casi casi apuntaría yo que nació con insuficiencia de sus constantes vitales, y aunque los "padres" estaban muy contentos, la esperanza de vida no era larga.

No me alegro porque la unión es necesaria, o al menos recomendable, para la promoción y progreso de todo lo que aspire a promoverse y progresar, pero hete aqui, que nadie caiga en el error de pensar que el G-10 era la unión. No incluía a ningún representante del sector de banderilleros y picadores, que forman parte del toreo, no incluía representación de aficionados, que es parte del toreo, no incluía por supuesto a empresarios, que son parte del toreo, no incluía a ganaderos, que son parte del toreo, ni tan siquiera incluía -sigo hablando en pasado- a todos los matadores. Es, damas y caballeros, el Tea Party del toreo. El caso de los empresarios es especialmente grotesco, porque como empresarios denuncian al tribunal de competencia al grupo en cuestión, pero luego son apoderados de muchos de ellos. Verdugo y victima por la noche, zipi y zape por el día.

Fundamental sería una unión de todos, para superar la situación actual del toreo. Un poco, para sacar esto adelante, y ya luego si eso, volvemos cada uno a lo nuestro, pero lo fundamental es que nuestros nietos conozcan el toreo. Eso si sería loable. El grupo, en su origen tenía fines de este tipo, que han quedado reducidos a dar una corrida televisada por TVE, en la que no han cobrado sus derechos de imagen. Al Cesar lo que es del Cesar, como dijo el Redentor. Gracias. Gracias, pero se antoja poco. Mucho se habló de la ILP protaurina, que fue financiada por la mesa del toro y por aportaciones particulares, destacando a El Fundi, a Pablo Hermoso y especialmente a José Tomás. ¿y el G-10?

Sería ingenuo -ingenuo he dicho- negar que, aunque de paso se decidiera hacer algo "loable" el fin del grupo no era otro que la negociación de los derechos de imagen. con la iglesia hemos topado ($). La repartición equitativa de fondos televisivos entre toreros no equitativos no era lógica, ¿o acaso Juli genera o produce como Jimenez? ¿o Morante como El Cid?

Como digo no es lógico, y la lógica ha sido el problema. Veamos ¿tienen los toreros, como todo hijo de vecino, derecho a negociar su imagen en televisión? rotundamente la respuesta es si, y no creo que nadie sea capaz de negar esto con argumentos convincentes. Pero como todos no producen igual, no pueden exigir igual, algo así ha dicho Manzanares (si llevas gente a la plaza puedes exigir). Me explico, si un torero del grupo, pongamos Jimenez, sabe que torea en plaza de primera, con tales toros, con tales compañeros, tal día, y CON televisión, debe exigir lo que valga su caché. 10 o 10.000, lo que valga, y si el empresario no se lo da, no torea. Eso es defender un caché, una imagen y un status de figura. Condicionar un pago colectivo, a un grupo, con uniformidad de beneficios, para la actuación individual es, además de injusto, mafioso.

Ahora dice Manzanares que el G-10 no existe, se ha acabado, y que algunos toreros seguirán unidos para solventar cuestiones varias en pro de la fiesta. Pues creo que ahora han acertado, y igual que lo otro, así, con tiempo, lo digo.