domingo, 22 de diciembre de 2013

Buena imagen de los novilleros almerienses para cerrar el año






En la mañana del 22 de diciembre Almería ha sido testigo de una clase práctica en la que se ha puesto el broche de oro al ejercicio 2013 para la Escuela Taurina.

Se ha estoqueado una becerrada de San Miguel, bajita de casta, buscando las tablas, sin fuerza, destacando la nobleza en la muleta de primero y cuarto.

La mañana la inauguró Emilio Gimeno. Recibió a su novillo de hinojos en la puerta de chiqueros y con la muleta compuso una elegante faena, en la que alternó compases con empaque y torería con otros menos intensos, que hicieron que se diluyera la atención del publico, que le obligó, eso si, a dar una calurosa vuelta al ruedo.

Menos placeados andaban Sergio Chaves, que hizo su segundo paseillo y Jose Magaña que hacía el primero. Chaves también vió venir su becerro desde la puerta de toriles y ofreció quietud y emoción (también resultó volteado en el quite al novillo anterior) en una faena de mas a menos que acabó en las tablas. Un par de pinchazos le privaron de la petición, dando otra vuelta al ruedo. Magaña fue el novillero que estuvo más en novillero. Llamó sobremanera la atención un vistoso quite por escobinas y si bien mostró con la muleta la bisoñez del inexperto también la ilusión y el impetu del principiante. Buena piedra sobre la que empezar, ya que el oficio se adquiere con la práctica. Mucha conexión con los tendidos que arroparon al joven, que cortó, tras un par de pinchazos, una oreja.

Con ellos hicieron el paseillo el murciano Parrita Chico (que cambió el orden de lidia, ya que le correspondía el último novillo y toreó el cuarto) que recibió una ovación, Alvaro Gamo de Guadalajara, que cortó una oreja, y el triunfador de la novillada, Jaime Casas, de la escuela de Moralzarzal.

Se guardó, antes de romper el paseillo, un minuto de silencio en memoria de Jose Antonio Martín.