viernes, 5 de septiembre de 2014

Los aficionados siguen alzando la voz






Nos llega al correo otra opinión sobre la feria de Almería y su triunfador.


Me parece increible y me da muchísima pena la concesión del capote de paseo al Sr. Enrique Ponce por realiar dos faenas marca de la casa: técnicas, estéticas, ligadas pero sin el mas miínimo de apreturas, llevando al toro por fuera y con el pico de la muleta. Y la plaza loca.

No me duele por el público pero si por los aficionados que votan que se supone que tienen un mínimo de conocimientos, por eso mi felicitación al presidente Benjamín Hernández por aguantar y no conceder la segunda oreja por una faena ante un toro justito de fuerza, con el que el torero hizo de enfermero y realizar, como digo, ese toreo moderno que tanto gusta aqui. En fin una pena, yo hubiera dejado el trofeo desierto pero entendería que, por ejemplo, Miguel Angel Perera se lo hubiera llevado por la lidia a ese manso con el que tuvimos que pasar una vergüenza tremenda, por el público de Almería, que no supo que a veces salen toros mansos que no quieren saber nada de capotes y salen sueltos, pero por eso no se puede devolver un toro.

Señores menos mal que el espada pidió acalma y como muchas veces hemos visto ese tipo de toro rompió en la muelta donde Perera lo sometió y llevó largo y por abajo a ese toro, sometiendolo por ambos pitones. Esa faena si hubiera sido digna de capote de paseo, pero no la tarde populismo barato que dió Ponce.

Un abonado del 8