sábado, 1 de noviembre de 2014

Carta de Torres Jerez a la afición

Fuisteis muchos los que me acompañasteis haciéndome llegar vuestro calor y apoyo en la soledad de mi dolor en Perú. Fuisteis muchos más los que, conocida mi llegada a España, me llenasteis con vuestras llamadas y visitas en lo que es ya mi convalecencia entre los más cercanos. Y fuisteis muchos más los que me recibisteis el pasado miércoles en la “Casa de las Mariposas”, en mi dificultoso y nervioso andar cual paseíllo del que se abre de nuevo a la vida, con un sentido, cariñoso, profundo y rotundo aplauso que hicieron palpitar mi corazón hasta el límite de las emociones. Jamás hubiera imaginado tanto apoyo, entrega y reconocimiento. Jamás hubiera creído que el hecho de ser torero, con su verdad al haber visto con vértigo la cara de la muerte, me hubiera llevado a sentir su grandeza. No tengo palabras para explicar lo que habéis dejado en el fondo de mi corazón. No soy capaz de expresar todo lo que os tengo que agradecer. No sé cómo compensaros.

Con vuestro empuje y sinceridad me hacéis sentirme muy torero. Y por lo que me habéis dado éstos últimos días he de reconoceros que tengo la obligación como agradecimiento a ser el mejor de los toreros. Quiero brindaros todas mis faenas aunque sé que siendo las más perfectas de las posibles jamás llegarán a compensar tanto sentimiento regalado. Quiero llevar el nombre de Almería y la bondad que me habéis demostrado a todos los rincones posibles con mi toreo. Quiero que os sigáis sintiendo orgullosos de mí. Quiero mucho y voy a luchar con todas mis fuerzas para conseguirlo. Sé que es el momento. Sé que lo puedo hacer. Sé que las puertas cerradas durante tanto tiempo, y tan injustamente, se van a empezar a abrir a golpe de triunfos en los ruedos. Sé que empieza un nuevo tiempo.

Os lo debo a todos, a los aficionados a título particular, a los que tan bien estuvisteis representados por los presidentes de la totalidad de las peñas de la capital y de algunas de la provincia, a las autoridades taurinas y civiles, a la propiedad de la plaza, a los compañeros en representación de todos los estamentos del escalafón taurino, a la de nuestra Universidad, a la totalidad de los medios de comunicación por tanta atención, a los servicios médicos encabezados por el doctor Morata, a Laureano Fernández y Gabriel Luis por sus excelentes riendas y palabras durante el acto, a José Olivencia que como apoderado y amigo tanto se está desvelando por empujarme en mi carrera y, por supuesto, a mi familia. Con toda la fuerza de las lágrimas derramadas durante estos día, GRACIAS a todos. La vida continúa empezando de nuevo. La vida palpita más fuerte dentro de mí. La vida me va a seguir dando oportunidades. La vida me ha exigido pero me va a compensar. Y esa vida os la quiero brindar a todos.
Francisco TORRES JEREZ
Torero.-