lunes, 22 de diciembre de 2014

Frustrada constitución en busca del mayor consenso


Hace pocos meses el matador de toros Miguel Angel Perera fue invitado a Almería a dar una conferencia en la que dijo, entre otras cosas que la unión en el toreo era imposible. Simplemente eso, imposible. No viable porque banderilleros, matadores, empresarios y ganaderos tienen intereses contrarios y no confluyentes. Desde esta página se le criticaron con dureza esas palabras, sin comprender como jugandose el futuro de la fiesta no eran capaces de llegar a un acuerdo esos cuatro polos en conflicto.

Ahora, advierto con cierta sorpresa que los aficionados aún teniendo intereses coincidentes, y debiendo remar en la misma dirección, la de un espectáculo integro, emocionante, defendiendo y promoviendo la cultura taurina, tampoco somos capaces de subirnos al mismo barco. Siendo así, si con el mismo objetivo no hay acuerdo entre la afición, empiezo a entender que los profesionales tampoco se detengan a poner fin, o intentarlo al menos, a la gran cantidad de ataques y males que nos acechan en esta sociedad.

El pasado domingo se intentó la formación de una Federación de Asociaciones y Peñas que aune la voz de la afición. Se explicaron los fines de la institución y se pusieron dos ejemplos de la conveniencia de esta unión, por un lado el ejemplo de Santander, donde la Federación cantabra ha cambiado la gestión de la plaza de toros, hasta ese momento en manos de la Casa Chopera, y por otro lado, la defensa institucional, pues la Federación de Jaén ha pedido a la Subdelegación del Gobierno que se retiren las manifestaciones antis de las inmediaciones de las plazas de toros, algo que también se solicitó desde este portal, a titulo personal, pero sin la fuerza que da el respaldo de una institución. Añado yo otro ejemplo, que es la óptima gestión de la fiesta que hacen los vecinos galos, en los que las ferias suelen montarse con comisiones de aficionados, ahí queda eso.

En Almería, se ha decidido posponer dicha constitución en busca del mayor consenso posible, tras la negativa de 4 Peñas. En la reunión del pasado domingo, con demasiadas ausencias, se decidió seguir hablando, dando un plazo de hasta el 10 de febrero para que las Peñas impugnen la totalidad o la parte de los estatutos que consideran equivocada, para lograr así un mayor consenso y participación. En esta fecha, finalizado el plazo de impugnaciones se celebrará otra reunión en algún lugar de la provincia que presumiblemente no será Roquetas para terminar la constitución con las Peñas que, ahora si, decidan sumarse.

Después de tan importante reunión se procedió a la suelta de dos becerras para quien quisiera salir a dar unos muletazos. En la imagen el novillero Jose Cabrera.


Y debo decir, sin intención de herir la sensibilidad de nadie, no se tome a mal, que el toreo es un rito milenario, y la plaza de toros su templo. Una fe que reclama para si la mayor seriedad, pues lo mas preciado, la vida misma, se expone al azar. Por ello tenemos que evitar la imagen de los cubatas apoyados en la tronera de los burladeros o llamando la atención de la vaca, y más aún cuando están los tendidos a disposición de todo el que esté cansado y decida sentarse a disfrutar de su refrigerio.