domingo, 14 de junio de 2015

Sergio Roldán corta dos orejas y deja un gran ambiente en Roquetas


Tercera novillada clasificatoria del certamen organizado por la Asociación Andaluza de Escuelas Taurinas «Pedro Romero» en colaboración con Canal Sur Televisión. Se lidiaron en la plaza de toros de Roquetas de Mar seis erales de Giménez Indarte extraordinarios, con movilidad, bravura, humillación, recorrido... ya puede el ganadero estar orgulloso del encierro de sorteado en el coso salinero. 

Tarde marcada por el fortísimo viento que condicionó la actuación de los espadas, que debieron cobijarse al amparo de las tablas de los tendidos de sombra.

El almeriense Sergio Roldán firmó una de sus mejores actuaciones, reposado y con momentos de sincera profundidad en el trasteo de su muleta. Con facilidad, por verónicas cerradas con dos chicuelinas y una revolera recibió a su novillo; al anterior, un quite por saltilleras y una serpentina que significaron su primer contacto con la tarde.

Con la muleta (sin banderillear), desde el cambiado por la espalda hasta el volapie todo se realizó con cabeza y temple. Temple que se palpaba en las entradas y salidas de la cara del toro, en las series de mandones derechazos o en los artistas pases de pecho que dejó en el albero.

Fueron varias series, fundamentalmente por la mano diestra, aprovechando la prontitud del animal y su duración, rematando la faena con un soberbio volapie del que salió trompicado y recibiendo una paliza justo en la puerta grande de la plaza. Puerta que abriría al concluir el festejo con las dos orejas de su novillo cortadas.