sábado, 4 de julio de 2015

Opinión: La feria del mano a mano






Recibimos una carta de nuestro amigo José Picón, donde analiza desde su punto de vista los carteles de la feria de la Virgen del Mar.


La feria de Almería`15 viene marcada sin duda alguna por un gran acontecimiento, el mano a mano entre Ruiz Manuel y Torres Jerez con la ganadería triunfadora del año pasado, Benjumea. Todo un acierto por parte de la empresa la inclusión de este festejo en el abono de la feria y que la afición y el público de Almería agradece ya que colma las exigencias que tantas veces se han demandado a la empresa.

Siguiendo con el abono, este año la empresa ha optado por cambiar una corrida de lidia a pie por un festejo de rejones. Pienso que con este cambio hemos salido perdiendo todos, salvo la empresa, ya que Almería aunque tiene afición al caballo no se caracteriza por una tradición arraigada al caballo, al arte del rejoneo como pueda tener Sevilla o Jerez de la Frontera, por ejemplo. La combinación más razonable, manteniendo el caballo en la feria,  hubiera sido mantener la corrida mixta del año pasado, que funcionó y que además se esta dando en casi todas las plazas que regenta la empresa Chopera y sin embargo en Almería se quita de un plumazo. Pero además este festejo viene rodeado de cierta polémica, el ganado, ganadería del Canario. Almería no se merece ser un banco de pruebas de una ganadería que apenas se ve en el circuito taurino y tengamos que ser nosotros los que tengamos que prestar a este experimento o es que Capea, Bohórquez, Murube, Terrón,  Benítez-Cubero ¿no tienen toros para Almería?

Y como no podía faltar en el abono, que es lo único que nos garantiza la empresa año tras año, llegan las figuras en la mitad del abono, dos carteles seis puestos, seis figuras, aunque este año ha sido al Juli al que le ha tocado quedarse fuera, otros años le han tocado a otros y el que viene será así, algo inevitable. Seis figuras que forman dos carteles rematados, que se le pueden buscar las combinaciones que se quieran pero que están dando la vuelta a España en todas las ferias importantes, ferias de provincias e incluso de pueblos, no hay nada mas que echar un vistazo a Roquetas de Mar. Así que aunque son la base de casi todas las ferias de nuestra piel de toro, novedad en Almería ninguna, la novedad y el acontecimiento de la feria es el mano a mano local.

Como no podía ser de otra forma, las figuras vienen acompañadas de sus ganaderías predilectas, algo que no es nuevo, ocurría desde que la tauromaquia era tauromaquia, y seguirá ocurriendo. La cuestión es que animal va a salir por la puerta de toriles, el año pasado fue un autentico desastre ( salvo la corrida de Benjumea que no la mataron las figuras, como suele ocurrir ) espero que la empresa haya tenido en cuenta lo ocurrido y que el nivel del toro vuelva a ser lo que siempre ha sido en Almería, la envidia de muchas ferias y no como ahora el vagón de cola.

Una feria que conmemora 60 años de la empresa Chopera en Almería, la empresa se debería de haber esmerado más en la confección del abono para una fecha tan señalada, la afición de Almería se lo merece, aunque hay que agradecer a la empresa la inclusión del mano a mano en el abono, la política de precios ya que es una de las formulas para llevar gente a la plaza y como no, la ausencia de matadores de los llamados mediáticos que ningún merito tienen formar parte de la feria de Almería. Aunque un año más se echa de memos algún matador joven que viene arreando y con triunfos que lo avalan como López Simón, ausencia de variedad de encastes ya que habiendo un desafío ganadero no se por qué no se ha pensado en hierros como Alcurrucen o Puerto de San Lorenzo ganaderías que si van colocadas en otras ferias que regenta la casa Chopera pero en Almería se ve que no se puede y como no el garbanzo negro del abono el festejo de rejones donde se podía haber mantenido el festejo mixto del año pasado, creo que la afición de Almería se lo merece, 60 se lo merecen.

José Picón Salvador