viernes, 28 de agosto de 2015

Lo seguimos haciendo mal...


Creo que seguimos haciendo las cosas mal. La entrega de un trofeo es, por su propia definición, algo alegre y festivo en la que se exalta algo meritorio. La entrega del capote de paseo en Almería sigue siendo exclusivo y elitista cuanto menos.

La entrega del capote de paseo es la entrega del premio que Almería otorga al triunfador de su feria, por más que haya (como es lógico) un jurado que canalice el premio. Es un premio de los ciudadanos de esta ciudad y aunque esté feo decirlo es un premio financiado por todos los almerienses. Por eso no tiene sentido la celosa seguridad que impide a los almerienses pasar a ver como se hace entrega del capote al triunfador, y no se piense que el problema va conmigo, que yo llevaba invitación (que agradezco). En la puerta, las fuerzas del orden público impedía a los aficionados acceder al Ayuntamiento... no entiendo nada.

Si no puede entrar toda la afición al salón de plenos del Ayuntamiento, el pleno municipal debe buscar recursos, salones, pabellones, teatros o la misma plaza consistorial pueden acorger el acto. Y si no es posible, preferencia tienen los aficionados que viven la fiesta apasionadamente todo el año a las decenas de representantes politicos que acuden a este acto. Lamento decirlo pero la entrega del capote de paseo da la espalda a los almerienses.

En lo estrictamente formal, el acto lo abrió el Alcalde Luis Rogelio Rodríguez Comendador, que ha cedido la palabra al homenajeado Enrique Ponce, que ha agradecido al público «el milagro» de seguir esperándolo y emocinandose con él un cuarto de siglo más tarde. Posteriormente nos ha arengado a llevar nuestro taurinismo con orgullo, luchando contra partidos políticos que gobiernan desde el odio y prohiben lo que no creen ellos que casa con sus gustos radicales.

Para terminar la crítica (constructiva, que espero que se revise para futuras ediciones), no tiene sentido que en el momento clave, la prensa se ponga en pie en primera fila y los asistentes no puedan ver NADA.