miércoles, 12 de agosto de 2015

Los radicales violentos salen a la calle

 
Cuando se acerca la feria de Almería los violentos vuelven a la carga. Por desgracia se está haciendo habitual que intolerantes déspotas pretendan imponer su voluntad por la fuerza tratando de impedir la libertad de los ciudadanos para elegir una actividad lícita, legal y tremendamente hermosa.

El limitado razocinio de los déspotas apenas les permite argumentar con claridad, por lo que destinan sus esfuerzos a actos de terrorismo urbano como este último, el de pintar con tinta roja la estatua de Julio Gómez «Relampaguito», fallecido en 1947 siendo uno de los diestros más importantes que ha dado Almería.  

Por supuesto, ahora el Ayuntamiento tendrá que destinar dinero público a restablecer los actos vandálicos de los desequilibrados de siempre...