domingo, 22 de noviembre de 2015

Tentadero de fin de curso (3ª y 4ª vaca)

  

La tercera vaca del tentadero reunió muchas de las cualidades que se les exigen actualmente a los animales bravos. Nobleza, fijeza, duración y la fuerza justa. Lo cierto es que fue una muy buena vaca con la que los alumnos pudieron dar la mejor de las imágenes.

La paró José Diego, que sacó una de las notas más altas en el examen teoríco de la Escuela...


  

Y le hizo un variado quite Juan Diego.

 


Con la muleta José Diego ofreció un toreo de estética muy personal y como sus compañeros con muchas ganas de agradar.

 

 

  


En segundo lugar salió Juanma Gutierrez, con un toreo muy vertical.

  

 



  

En tercer lugar tomó la muleta Pedro Collados, alumno que llega desde Baza, que intentó sorprender con un toreo encimista, acortando los terrenos, lo que le cuesta algún momento comprometido con la añoja.


 

La sorpresa de la jornada llegó con un Juan Diego con una seguridad apabullante. Templado, con gusto, pero sobretodo encajando y mandando sobre la embestida, poniendo en un brete a los profesores de la Escuela que tendrán que prestar atención a este joven aspirante durante la próxima campaña. La imagen que dejó entre los aficionados que allí había fue superior. Pidió sitio y si mantiene la imagen dejada en el tentadero, hay que dárselo.

 

  



Tras el dejó algunos muletazos Alberto Moya.


Y se puso por primera vez delante de una becerra Bernardo Guerrero.



La cuarta vaca (la negra de las fotos vistas en esta entrada) hizo cosas feas de salida, marcó la querencia refugiandose en las tablas y no le puso las cosas fáciles a Juanma Gutierrez ni a Juan Diego.