lunes, 11 de enero de 2016

Benjamín Hernández en el Club Taurino NY


Londres o Milán en Europa, o ciudades como Los Ángeles, San Francisco o Nueva York en América cuentan en la actualidad, y desde hace años, con importantes asociaciones taurinas que viajan con asiduidad hasta nuestro país con la intención de compartir su pasión taurina con la afición local. Precisamente la asociación con sede en Manhattan, tan antigua como nuestra constitución del 78, organizó el pasado jueves una conferencia en la que intervino el presidente de la plaza de toros de Almería, Benjamín Hernández, que se desplazó hasta la ciudad de los rascacielos para pronunciar una conferencia acerca del toreo, con una visión muy particular, la que da el palco de autoridad de una plaza de toros. 

En una de esas visitas a nuestro país, el club taurino neoyorkino conoció durante el pasado mes de agosto la feria de la Virgen del Mar, compartiendo con los almerienses una semana de feria y toros. En la visita tuvieron la ocasión de conocer al presidente, que les explicó la idiosincrasia de nuestra feria y no han dudado en emplazarle en su sede para que les instruya en materia taurina.

El presidente tuvo ocasión departir con los americanos sobre  el fundamental papel del presidente durante la corrida y en los preparativos a la misma, pues como él mismo dijo durante la conferencia ‘hoy en día en todos los reglamentos taurinos del mundo, se define a la Presidencia de Plaza de Toros como la autoridad que dicta órdenes pertinentes para el sosiego del público y las propiamente técnicas de la lidia de toros bravos’.

Tras la conferencia, que fue seguida con interés por los aficionados americanos, pronunciada en español por el presidente y traducida al inglés simultaneamente por la presidenta de la asociación, Lore Monnig, se abrió un interminable turno de preguntas, en el que todos los aficionados interrogaron al presidente y expusieron sus inquietudes sobre la fiesta. En esta ocasión la mediación entre las preguntas en inglés y las respuestas en español corrió a cargo del vicepresidente del club, Robert Weldom, profesor de español en Manhattan y aficionado práctico al toreo.

Con esta conferencia pronunciada por el almeriense, el presidente de nuestra plaza, que fue nombrado Socio de Honor, sigue los pasos de ilustres profesionales y taurinos como Juan Belmonte Luque, sobrino nieto del legendario torero de Triana, Ignacio de Cossio, Jose Antonio del Moral,  el ganadero Samuel Flores, o los toreros Enrique Ponce, Luis Francisco Esplá o José María Manzanares, hijo.

Sin lugar a dudas, por la categoría de los conferenciantes invitados, por la calidad y cantidad de las actividades que organiza, por el esfuerzo con el que mantienen viva su afición y por la pasión que ponen en cada gesto, el Club Taurino de New York City es un ejemplo para todos los aficionados del mundo, por supuesto también para los españoles.