lunes, 30 de mayo de 2016

Miguel Vega escribe las 'Historias probables de la Tauromaquia'


Aparecía en LA VOZ DE ALMERÍA, la nueva obra de Miguel Vega, y lo hacía con estas palabras:

Probablemente la tauromaquia sea la manifestación cultural que más haya inspirado a lo largo de los tiempos. Pintores como Goya o Picasso, escritores como Hemingway o poetas como Lorca, y escultores como Zuloaga, entre otras muchísimas personas geniales, se han visto arrastrados por el rito. En los próximos días verá la luz la nueva obra del autor jiennense Miguel Vega. Se trata de su ‘Historias probables de la Tauromaquia. De Pepe Illo a José Fuentes’.

Según su autor la obra ‘surge con la intención de conjuntar los conceptos de historia y literatura para reivindicar la tauromaquia. La idea era crear un texto artístico que constatara el carácter cultural de la fiesta de los toros a lo largo de su historia’.

Se trata de un volumen narrativo compuesto por 15 relatos sobre otros tantos matadores legendarios en un recorrido histórico que comienza a finales del siglo XVIII y concluye en los años 60 del siglo XX. No es la primera obra de Miguel Vega, ‘ya en 2012 escribí un relato sobre la muerte de Manolete que fue seleccionado en el concurso de relatos del diario Ideal’. 

Para el autor ‘la tauromaquia siempre ha sido una manifestación cultural de primer orden, y, como tal, fuente de inspiración para cualquier artista de cualquier ámbito, desde el siglo XIX hasta nuestros días’. 

Confiesa Vega que su pasión por los toros se la debe a su lugar de nacimiento: Linares. ‘El ambiente taurino en esta ciudad siempre ha sido muy especial. En mi juventud presencié las últimas tardes como torero de José Fuentes (por eso le dedico el último relato) y, a renglón seguido, comencé a seguir la carrera de un novillero llamado Curro Díaz. Con figuras de tal magnitud artística y estética, cómo no sucumbir irremediablemente a la magia del toreo’.

Apunta Vega la importancia  de expilcar la riqueza cultural de la Tauromaquia: ‘Evidentemente, los furibundos ataques a la tauromaquia por parte de determinados sectores de la sociedad se deben, en su mayor parte, a la más absoluta ignorancia. Y no sólo el desconocimiento se circunscribe a la lidia de un toro en la plaza, sino también a la crianza de esta especie zoológica única y maravillosa que es el toro. La clave, por tanto, es combatir esta ignorancia. La mejor manera, es difundir esta riquísima cultura taurina de la que no debemos de dejar de sentirnos orgullosos.