sábado, 11 de junio de 2016

Paco Cañamero y Ana Belén Alvarez dejan su sello en Almería


El pasado jueves el Foro Cultural '3 Taurinos 3' organizó un interesante coloquio, mantenido por la presidenta de la plaza de toros de Granada Ana Belén Alvarez, de la que toda Granada destaca por encima de todo que 'es una grandísima aficionada' y con la intervención del crítico taurino Paco Cañamero.

Lo que pasó allí lo cuenta el propio Cañamero, a través de su Glorieta Digital, diciendo así:

'Almería es una tierra alejada de Salamanca. 752 kilómetros separan a las dos capitales. Una andaluza y otra castellana, pero ambas con numerosas afinidades taurinas derivadas de haber contado con la misma empresa taurina durante el último medio siglo, la Casa Chopera –aunque en la capital charra alternando durante muchos años con sus parientes, los Choperitas-. Por eso en sus ciclos se lidiaba el mismo tipo de toro y también las figuras que venían a La Virgen del Mar después venía a La Virgen de la Vega –o de San Mateo, en otra época- contratadas por Manolo Chopera y antes por su padre, don Pablo, o actualmente su hijo Óscar, que es quien lleva la voz cantante de la familia en ese ciclo. Eso imprimo personalidad semejante a las dos capitales en el ámbito taurino, con el hecho añadido del gran cartel que tuvieron el Almería las tres máximas de Salamanca. Primero El Viti, con tardes memorables en el coso de la avenida Vilches, al igual que El Niño de la Capea, pero sobre todo el llorado Julio Robles, que allí se le guarda culto e incluso ganó en dos ocasiones -1984 y 1985- el preciado capote de La Virgen del Mar con el que se premia al triunfador del ciclo.
La huella de Julio Robles en Almería quedó perpetuada con una plaza pública dedicada a su memoria y que está situada al lado de las arenas en las que tantas veces lo aplaudieron. La plaza ‘Torero Julio Robles’ hoy nos emociona pisar a quien fuimos ‘roblistas’ para convertirse en una visita obligada en los viajes a esa salerosa ciudad, de gentes nobles, agradables y con ese Mediterráneo que le da vida y es una puerta abierta a África.
Hacía ya casi una decena de años que no viajaba a Almería y ahora lo hice para hablar de toros en el Foro Cultural ‘3 Taurinos 3’ que está integrado por magníficos aficionados que mantienen viva el pulso de la Fiesta durante todo el año. A su frente se encuentra Juan Aguilera, apasionado de la Tauromaquia y autor de varios libros que son de lectura obligada para todo aquel que quiera conocer la cultura taurina de la tierra, al igual que la historia de diferentes cosos. Aguilera, que heredó al afición de su padre, un caballero que hasta hizo sus pinitos de empresario, posee además una impresionante colección de carteles, libros taurinos, vestidos, cabezas de toros… digna del mejor museo. Del Foro Cultural ‘3 Taurinos 3’ también es socio Marco Rubio, un caballero que fue presidente de la plaza de toros de Almería y dejó el listón tan alto. Porque Marco, de aspecto distinguido con aires de intelectual, es un aficionado íntegro y de verdad que habla de toros sin mirar a los lados, ni dejarse llevar por las corrientes ‘istas’.
La conferencia que llevó por título ‘Los toros más allá de una pasión’ se celebró en el Museo de la Guitarra, un lugar digno de descubrir y que es de visita obligada a la ciudad, al igual que su Catedral, el ‘cable inglés’, su paseo marítimo, sus playas o si se prefiere irse de vinos por su casco viejo y perderse entre los encantos de Casa Puga o El Quinto Toro, dos bares de sabor taurino y en el que se degustan exquisitas tapas. Presentado por Ana Álvarez, jurista y presidenta de la plaza de toros de Granada, pero sobre todo una extraordinaria aficionada que ha dado categoría y respeto al palco de la capital de La Alhambra, se habló de la actualidad y del pasado. Del futuro y de los avances de la Fiesta, sin dejar a un lado la realidad y los ataques que sufre. Tras la disertación hubo un coloquio abierto en el que la afición almeriense preguntó sobre sus inquietudes. Fue una tarde muy agradable, de las que dejan poso y buen sabor.
Precisamente otro honor fue conocer al finalizar la charla a un joven letrado que hace sus pinitos en labores de crítico taurino con excelente porvenir. Se trata de Jorge Ponce, autor de un magnífico libro que lleva por título ‘Del reloj al romero’ y no debe faltar en la biblioteca de ningún aficionado. Además con Jorge nos une la misma persona, la sevillana Inmaculada Linares Ponce, que es prima de Jorge y amiga de servidor desde 1997. Entre los asistentes, con presencia también de jóvenes fue otro placer encontrar a un paisano. Se trata de Álvaro, natural de Ledesma que ha sido teniente coronel de la Legión y ya está retirado, pero sobre todo es un hombre campechano con un fue un honor departir largo rato y recordar tanto a gentes como a lugares de su pueblo natal.
En ese ambiente no faltó Ruiz Manuel, uno de sus toreros, por el que tantas veces apostamos y al que vimos en Madrid varias veces a punto de tocar la gloria. Hoy Ruiz Manuel, que también goza de mucho cartel en México, es gerente de la empresa Chopera, dirige la escuela taurina local y aún no pierde la opción de aprovechar una oportunidad para relanzar su carrera y volver a entusiasmar gracias su poso y buen concepto.
Con todos ellos en la noche de la conferencia nos dieron las tantas hablando de todos y de la vida por los bares y terrazas que se encuentran en el hermoso dédalo de las calles de la capitalT y que propiciaron un viaje del que se recordará con añoranza. Porque Almería es un sitio en el que merece la pena perderse y este año la pintan calva para regresar en agosto y disfrutar de su feria en honor a la Virgen del Mar para volver a abrazar ese magnífico ambiente taurino que se respira en la capital más oriental de Andalucía. Y del que ha sido un privilegio formar parte, gracias al Foro Taurino ‘3 Taurinos 3’ que dirige Juan Aguilera y es una peña identificada con el señorío y respeto a la Tauromaquia. Por eso, en la mañana del viernes al regresar y  cuando el Talgo que nos llevaba a Madrid hizo sonar el claxon para comenzar la marcha, las hermosas sensaciones vividas ya era historia. Pero historia de la que siempre uno sentirá tanto orgullo y gratitud.