martes, 14 de junio de 2016

Roldán malogra con la espada una gran actuación


Sobre la novillada de canal sur, publicaba La Voz de Almería;

"Son ya muchos los años en los que la Asociación Andaluza de Escuelas Taurinas ‘Pedro Romero’ elige la provincia de Almería para la celebración de una de las novilladas que sirven como clasificatorias para conocer a los finalistas de uno de los certamenes de novilleros sin picadores más prestigiosos del mundo. Durante algunos años fue la coqueta plaza de toros virgitana la encargada de albergar tal acontecimiento, pero los tendidos se acabaron haciendo pequeños para el número de espectadores que entraba anualmente en el coso. 

Es por ello que desde hace algunas primaveras, los aficionados se trasladaron a Roquetas, con un coso nuevo, cómodo y más amplio, suficiente para acoger la afluencia masiva de aficionados.

Hasta el coso salinero, este año llegaba un encierro de Martín Lorca, con ocho erales castaños en sus distintas variedades, albardaos la mayoría de ellos, fuertes, brochos de cara, salvo uno playero y bizco que quedó de sobrero. La novillada fue en líneas generales noble pero blanda, dejando patente una evidente falta de fuerza. Una novillada bien presentada con una seriedad acorde al certamen.

De entre los novilleros destacaba la inclusión de Sergio Roldán, que se clasificó directamente por haber alcanzado la gran semifinal de la pasada edición. Paró los pies de su oponente con tafalleras, cordobinas,caleserinas y una larga cambiada, variadísimo. 

Siguió su sintonía de variedad con la muleta, mostrando sobretodo una insultante solvencia delante de la cara del eral, tal vez el más fuerte de la tarde. La enorme superioridad del novillero almeriense, y la no excesiva bravura del animal hizo que la faena acabara cerrada en los tendidos de sombra. Allí emborronó Roldán su faena con tres pinchazos y nosecuantos descabellos, que provocaron dos avisos en el palco, perdiendo el matador tantas orejas como avisos sonaron.

Por otro lado Romera, de la Escuela Taurina de Granada, aunque vinculado al munipio roquetero por su familia, sorteó un buen novillo que no facilitó el toreo de capa. Comenzó la faena de muleta por abajo antes de firmar varias series de derechazos y naturales. En el epílogo de su faena llegó lo más meritorio con tres ayudados por alto de bella factura y un buen cambio de mano. Al final escuchó una ovación Romera".