sábado, 9 de julio de 2016

Chopera presenta en Almería una feria con variedad en toreros y toros


Publica hoy LA VOZ DE ALMERÍA:

Eran algo más de las nueve de la noche, en el teatro Apolo, cuando Almería conocía ayer su Feria de la Virgen del Mar. Espectáculo de baile y cante en directo, proyecciones, luces, cámara y acción. Las bancadas, los palcos y proscenios acogían rostros nerviosos con ropa de domingo. Se cocía algo grande.
La feria
Pues sí, ya tenemos feria. Y buena feria, oiga. Figuras –no todas- , toreros jóvenes que vienen con la hierva en la boca a asaltar el trono del toreo, algún local, y hasta variedad de encastes. La empresa ha presentado una feria seria -de aficionados decían algunos a la salida-, y lo que es más importante, escuchando la voz del aficionado. Si el año pasado la afición le pedía toreros de Almería, en mano a mano vio a dos de ellos (y el triunfador repite, como siempre fue en el extraño mundo del toreo). Este año le pedían –pedíamos- toros, y desde Coria de Cáceres vienen victorinos. Se reclamaba más toreo a pie, y ya no hay corrida completa de rejones, y todo esto sin caer en la tentación de atajar el camino fácil con un tipo de toreo más populista, con mayor tirón taquillero, pero que es vino con agua para el aficionado. Pues a falta de ver lo que salga por chiqueros (que es importante) buena feria, repito. Las críticas a la empresa en Almería seguirán cayendo, claro, pero ahora los críticos tendrán que echar más imaginación.

Las ausencias
También las hay, importantes. A la ya asumida de José Tomás, que dirige su carrera con desmedido celo, hay que sumar las de Morante de la Puebla y Jose María Manzanares. El alicantino a pesar de atravesar un desierto artístico ha sido triunfador de San Isidro, eso antaño te colocaba en todas las ferias, y Morante es un genio, referente taurómaco mundial, que no debe faltar en una feria, más aún si ha estado antes anunciado en todas las ferias andaluzas. Se le echará de menos.


Otra ausencia destacada, tras más de 20 años consecutivos, es la de Ruiz Manuel, torero de la tierra tan arraigado a nuestra feria como la misma merienda. Será una feria rara al no ver el paseíllo del torero del Zapillo. 

Los grises
Once años han pasado desde que la divisa azul y encarnada de Victorino debutara y se despidiera de la plaza de Almería. Desde el año 2005 no venían los toros de Victorino hasta la avenida de Vilches. Ahora, los grises que dicen los modernos, vuelven a este rincón del sur para medir, entre otros, al almeriense Francisco Torres Jerez. Variedad de procedencias, de comportamientos, abandonamos el ‘monoencaste’ para recibir la bravura y la casta de los albaserradas. La mirada agresiva, los pitones vueltos, el morro por el albero… Larga vida al toro bravo. 

Las combinaciones
Con estos mimbres ha traído Oscar Chopera la feria de Almería. Las combinaciones quedan del siguiente modo: martes de feria clase práctica con erales de López Gibaja. El miércoles se correrán toros de Zalduendo, para Julián López ‘El Juli’, Alejandro Talavante y Alberto López Simón. El jueves, en el ecuador de la feria, toros de Luis Terrón para Pablo Hermoso de Mendoza y de Daniel Ruiz para Enrique Ponce y el peruano Andrés Roca Rey. 


El viernes se lidiará un encierro de Núñez de Tarifa, antes Benjumea, para el francés Sebastían Castella, el extremeño Miguel Ángel Perera y el torero murciano, que pasó por la Escuela Taurina de Almería Paco Ureña.



Finalmente, para cerrar la feria, el plato fuerte, con toros del famoso y temido Victorino Martín, para Manuel Escribano, el almeriense Torres Jerez y Román. Como novedad este año se podrán sacar entradas sin colas ni calor, pinchando en www.almería.choperatoros.com

Ruiz Manuel no hará el paseíllo
Son veintiuna ferias. Veintitres si contamos las dos que toreó como novillero. Ninguno de los alumnos que hoy escuchan con atención las enseñanzas de Ruiz Manuel en la Escuela Taurina ha vivido una feria almeriense sin que el torero del Zapillo -el que más ha toreado en la feria de Almería- adorne con su nombre los carteles que cuelgan en las taquillas de la plaza de toros. No hace muchos años bromeabamos los aficionados diciendo que la mayor noticia en Almería será cuando no esté Ruiz Manuel anunciado en su feria. Pues el día ha llegado. El empresario contaba a LA VOZ que la carrera de Ruiz Manuel no tiene nada ya que demostrar, no se han dado las circunstancias y este año el diestro no se anunciará en su feria. No es un adiós, tan solo un descanso para volver con fuerzas renovadas y la expectación crecida. No es un adios, Ruiz Manuel estará cada tarde en el burladero, ayudando, empujando con el corazón, pero sin su nombre. Será una feria extraña.