martes, 25 de julio de 2017

Así fue la clase práctica de Roquetas



La feria de Santa Ana 2017 comenzó, como viene siendo habitual, con una clase práctica, en la que hicieron el paseíllo tres novilleros de la Escuela Taurina de Almería, a saber, Juan Diego, Jorge Martínez y Diego Amador. 

Estando los tres dignos con sus oponentes, de desiguales características, el que se llevó el gato al agua fue, a opinión de un servidor, Jorge Martínez. La crónica de LA VOZ, dice así:

"Un trincherazo de Jorge Martínez marca el compás en la novillada.

Cruzaba el ecuador la faena, con el novillo ya dominado por el aspirante, cuando el vuelo de la muleta acarició la embestida del animal y, con medio palmo de muleta, un trincherazo sentido y desgarrado tomó el ruedo para marcar las diferencias esa tarde. 

Jorge Martínez, de la Escuela Taurina de Almería, comenzó su faena toreando largo y abriendo los caminos al eral, sabiendo muy bienque era la forma de poder apretarle más adelante. Con la muleta en la zurda dejó dos series con empaque y mando, y solo fueron varios descabellos los que impidieron que el premio fuera mayor que una solitaria oreja. Antes había dejado un quite por chicuelinas que firmaría cualquier matador de toros con vitola de torero artista.

Era el debut de luces de novillero Jorge Martínez, y ya dejó claro que hay que tenerlo en cuenta. El próximo compromiso importante será en la feria de Almería, y bien hará todo aficionado en acercarse a ver la progresión del novillero.

No tuvo tanta suerte Juan Diego, que sorteó probablemente el peor novillo del encierro. En banderillas el eral se venía como obus al cuerpo del novillero, que cerró un tercio más que comprometido. 

Antes de comenzar la faena de muleta brindó la muerte del novillo a sus profesores Ruiz Manuel y El César. Luego, entrado en faena, el novillo no tuvo recorrido, especialmente por el pitón izquierdo se quedaba debajo de las telas reponiendo con genio y saliendose de la muleta de Juan Diego, que esta vez no alcanzó a coger el aire al novillo. Aún así los molinetes finales y la efectividad con el acero hicieron que cortara dos orejas que le valieron para salir en hombros de la plaza.

El tercer novillero almeriense era Diego Amador. Al igual que en el caso de Jorge Martínez era el debut de luces del novillero, que se presentó con un quite por pies juntos. El novillo fue encastado y a partir del tercer muletazo le costaba salir de la suerte, quedandose en el vuelo de la muleta. Desarrolló genio el novillo y dejó pinceladas de inspiración el novillero.

En la novillada, se vistió de luces el matador de toros César López El César, ahora como banderillero. No lo hacía desde la feria de Fiñana de 2007. Diez largos años.

En la novillada se registró  una entrada que cubría tres cuartas partes del aforo".


















Las obligaciones -e ilusiones- radiofónicas no permitieron a LA CARIOCA tener fotos del resto de los festejos. Si creo necesario valorar como lo mejor de la feria el esfuerzo por traer a los mejores toreros, dotando cada espectáculo de entidad de día grande, colmando la ilusión de los espectadores que acuden en masa a la plaza, y como lo menos mejor -ya se entiende- que se ha vuelto a dejar de lado la selección del ganado, con dos corridas de toros justas de raza y casta, corriendo el riesgo de que el público que acude en masa, se aburra y no vuelva.