lunes, 23 de octubre de 2017

Crónica y fotos de la corrida de Huércal Overa (Almería)


En la edición de hoy, LA VOZ DE ALMERÍA, publicaba esta crónica del festejo de la feria de Huércal Overa:


"Tradicionalmente el último toro que se lidia en la temporada española ha salido a la arena de la plaza de toros de Huércal Overa, que ha sido la localidad encargada de poner un punto y seguido a la historia taurina, año tras año, sirviendo de lanzadera para que los diestros hagan las maletas al continente americano. Y así sigue siendo. 

Lo que lamentablemente ha cambiado es el escenario, que este año ha sido una plaza portátil, por el mal estado que desde hace algunos otoños padece al coso de la localidad, y que un año tras otro permanece sin la atención que deben prestarle las instituciones, que lo mantienen abandonado a su suerte. 

Este año, la empresa Viento Bravo ha organizado una corrida de toros en la que han acertado de pleno con la sustitución del diestro granadino David Fandila ‘El Fandi’ aquejado de una molestia que se produjo, precisamente, en la plaza de toros de Almería. El encargado de sustituirlo ha sido Juan Serrano ‘Finito de Córdoba’.

Se ha lidiado, con la plaza llena de ‘no hay billetes’ una amalgama de ganaderías, a saber, Peralta, Albarreal, Núñez de Tarifa y Manuel Blázquez y Rein, desigual de presentación. El primero (de Peralta) y el tercero (de Núñez de Tarifa) no se debieron lidiar por una evidente y excesiva falta de trapío, y el quinto (de Blázquez y Rein) jamás debió salir al ruedo por sus paupérrimas defensas, es decir, no tenía pitones. Sin embargo el segundo (de Albarreal), el cuarto (de Peralta) y el sexto (de Albarreal) fueron de aceptable presentación para ser lidiados. Por su comportamiento destacaron el cuarto por su duración, el quinto por su nobleza y su temple y el sexto por su transmisión.

Juan Serrano ‘Finito de Córdoba, paró los pies de un castaño con poco recorrido que no dejó que su matador se estirara a la verónica. Tras un tercio de varas y otro de banderillas sin sobresaltos llegó el astado a la muleta muy agarrado al piso, obligando al diestro a llegarle mucho y provocar cada arrancada. No llegó a confiarse Finito que además tardó en cuadrarlo para entrar a matar, escuchando un aviso y rematando la faena con media estocada y cinco descabellos. Su actuación fue silenciada.

Con su segundo Finito si encontró un toro con una enorme nobleza y un extraordinario temple, que se multiplicó en las muñecas de torero nacido en Sabadell, y que dejó momentos de enorme belleza por ambos pitones, en una faena corta, pero repleta de torería y compás, en la que se le vió disfrutar y sonreir mientras hundía el mentón, encajaba riñones, y dejaba muletazos cadenciosos y profundos. Los ayudados por alto para cerrar al toro, rematados con varios trincherazos y un cambiado de mano fueron el perfecto remate a una gran faena, malograda con la espada y el verduguillo, y que tan solo fue premiada, como consecuencia de estos fallos, con una oreja.

Manuel Díaz ‘El Cordobés’ lidió un primer toro, de la ganadería de Núñez de Tarifa, sin caja, terciado y anovillado, con guarismo cuatro. Tampoco tenía mucha fuerza y el tercio de varas fue simbólico, pero si tenía calidad para que el torero lograra algunos naturales de buen trazo, llevando al toro hacía detrás de la cadera. Tras un remate de faena más efectista, cortó una oreja de este ejemplar.

Al que cerró plaza, un toro bien presentado, engatillado de pitones, y que si probó el fielato del picador, lo paró con doblones largos que calaron pronto en el tendido. Igual comenzó con la muleta, descubriendo pronto la prontitud y la transmisión del toro. Cuando el toro se paró el diestro acortó las distancias y aprovechó las cercanías para rematar la faena con el conocido salto de la rana, que puso en pie a parte del respetable. A este lo mató de media estocada y su actuación fue premiada con el rabo.

El cartel lo completó la amazona francesa Lea Vicens, que resultó ser la triunfadora numérica con un total de cuatro orejas. Su primer toro requería suavidad en los quiebros o, caso contrario, se salía de la suerte. Lo mejor llegó con su segundo, a lomos del caballo ‘Gacela’, que citaba con el pecho al toro y fue valiente en los quiebros. Este segundo aguantó además una larga lidia antes de doblar.

Finalmente una tarde entretenida para rematar la temporada con la ilusión de que pronto, Huercal Overa pueda volver a ver abierta su añorada plaza de toros".

El reportaje fotográfico de la corrida es el que sigue, que lo hemos clasificado por toros:  

PRIMER TORO



SEGUNDO TORO



TERCER TORO





CUARTO TORO




QUINTO TORO





SEXTO TORO