domingo, 29 de octubre de 2017

Torres Jerez triunfa en su incursión americana


Como ha ocurrido otros años, y ante la falta de oportunidades de toreros humildes en nuestro país, el almeriense Francisco Torres Jerez ha tenido que hacer las maletas y viajar a las ferias andinas del Perú donde, por otro lado, goza de la indiscutible admiración de un público que conoce sus cualidades y lo espera con ilusión cada vez que su nombre aparece en los carteles.

La pasada semana fueron dos los paseíllos que hizo Torres Jerez, viajando desde Arequipa hasta Huari.

En Arquipa, se anunciaron en honor a Nuestra Señora del Pilar de Nuñoa, toros de CampoBravo para los diestros españoles Torres Jerez y el murciano Emilio Laserna, junto al nacional Michel Mamani ‘Morenito de la Moya’, que actuó como sobresaliente.

El primero del lote de Torres Jerez fue devuelto por el Juez de Plaza sin razón aparente, si bien finalmente se impuso la cordura y el toro fue lidiado en el ruedo por el almeriense. Toro ese de buena condición que permitió al torero reencontrarse con la afición incaica que vibró con esta faena tanto como con la segunda de su lote.

El segundo toro, de mayor trapio y exigencia encontró la misma muleta mandona y acabó entregado al poder de Torres Jerez, que cuajó a ambos astados por ambos pitones, cortando un total de cuatro orejas. El murciano que compartía cartel con Torres Jerez tan solo pudo pasear dos trofeos, por lo que nuestro paisano fue el triunfador del mano a mano hispano.

Días más tarde, el 12 de octubre fiesta de la hispanidad, volvió a hacer el paseíllo en la plaza de toros de Huari, en la región de Ancash, coso que alberga capacidad para acoger a catorce mil espectadores (dos veces, aproximadamente, el aforo de la plaza de toros de Almería) y que colgó el buscado cartel de ‘no hay billetes’ para ver una corrida con Torres Jerez, el rejoneador venezolano Francisco Javier Rodríguez y Sebastían Vela.

En esta ocasión la feria se celebra en honor a la Virgen del Rosario, conocida en Ancash como ‘mama Huarina’. Se lidió un encierro desigual de presentación de las ganaderías de Barro Blanco, Rubio Reeves y de Colorado, destacando estos últimos que obtuvieron el premio a la mejor ganadería.

En esta ocasión el almeriense Torres Jerez lidió un toro que tuvo que ir haciendo durante el transcurso de la faena, y que malogró con la espada, que le privó de pasear algún trofeo. No ocurrió igual con el que hacía segundo de su lote, que tras otra importante faena se fue al desolladero sin las orejas, convirtiendo a Torres Jerez en el triunfador numérico del festejo y acreditanto su gran momento