lunes, 2 de abril de 2018

López Simón y Filiberto salen a hombros en Vera con faenas de distinto calado


Publicaba LA VOZ DE ALMERÍA:

A la tercera va la vencida. Tras dos suspensiones previas provocadas por sendas inclemencias meteorológicas se dió por inaugurada la temporada taurina en la provincia de Almería, con un festival en la centenaria plaza de toros de Vera.

Con algunos cambios en el cartel respecto al que se suspendió en el mes de febrero, entró Javier Conde, Cayetano Rivera y López simón, así como el rejoneador Andy Cartagena, que completaron un cartel en el que desde el primer momento estaban anunciados Filiberto y Jorge Rico.

La plaza registró algo más de media entrada, aproximadamente 3.000 personas que no se quisieron perder el comienzo de la temporada almeriense en una tarde apacible que a medida que cayó la noche se volvió fría y ventosa. Se lidió un encierro de Manuel Blázquez y Soto de la Fuente descastado y blando en líneas generales, salvando de la quema el quinto de la tarde, para la muleta de Filiberto, que fue bravo y tuvo duración en su embestida.

Javier Conde  estuvo inspirado, y sin estridencias extrañas, en la tarde de Vera. Tuvo gusto y toreó encajado con un novillo con calidad en la embestida pero parado y sin fuerza para seguir la muleta dos embestidas continuadas.Antes de tomar la muleta dejó un buen quite por chicuelinas.

Algo similar le pasó a Cayetano Rivera. Su oponente titular, de la ganadería de Manuel Blazquez, tuvo que ser devuelto a los corrales al lesionarse contra la barrera en un derrote y lidió un sobrero de Soto de la Fuente sin fuerza ni transmisión. Remontó la faena con dos circulares invertidos del torero descendiente de Antonio Ordóñez, pero tres pinchazos diluyeron la emoción hasta dejar el balance final de su actuación en una ovación que recogió desde el tercio.

Alberto López Simón tuvo que ponerlo todo ante otro animal blando de bellísima estampa, ensabanado, botinero, bocinegro y careto. Agarrado al piso ninguna fuerza tenía, pero el torero madrileño se aprovechó de su calidad en naturales de uno en uno y de hermosa composición. Todo lo contrario que el quinto toro, de Manuel Blazquez, que tuvo movilidad y bravura, dejando el torero murciano Filiberto series de muletazos largos y bajando la mano, por ambos pitones. Con mucho gusto cerró Filiberto al toro en las tablas con ayudados por alto a pies juntos, abriendo el compás al final y rematando con un gran pase de pecho. Hundió la espada y vió asomar dos pañuelos en el palco presidencial.

Menos suerte tuvo el novillero Jorge Rico que lidió el toro de mayor presencia del festival, muy parado y protestón. El rejoneador también cortó una solitaria oreja. 

 Plaza de toros de Vera. Media plaza en tarde agradable que se fue tornando en fría.
 Toros de Soto de la Fuente (1º, 3º Bis y 6º) flojos y descastados y de Manuel Blazquez (2º, 4 y 5º) más flojos y más descastados salvo el bravo quinto.
 Andy Cartagena. Oreja.
 Javier Conde. Oreja.
 Cayetano. Ovación.
 López Simón. Dos orejas.
 Filiberto. Dos orejas.
 Jorge Rico. Oreja.