lunes, 7 de mayo de 2018

El Soro y Javier Vázquez se sinceran en Almería


Publicaba La Voz de Almería*

"Era una tarde especial, íntima, un día especial en el Rincón de Lydia. La decoración cuidada con detalle en el museo taurino, cuando hicieron su entrada los diestros Vicente Ruiz ‘El Soro’ y el madrileño Javier Vázquez, que se abrieon y se vaciaron ante un público entregado a la tertulia.

El Soro, descendiente de una familia taurina, su padre era torero cómico, se decidió desde joven por la tauromaquia comenzando en las capeas de su Valencia natal porque, reconoce, no se veía trabajando en la huerta. 

Tras ello El Soro ha conocido la gloria del toreo en 13 temporadas en las que toreó en todas las plazas del mundo y descendió a los infiernos con una lesión de rodilla que le ha llevado en 37 ocasiones al quirófano. Cuando nadie esperaba -ni los médicos- que pudiera volver a vestirse de torero  logró superarse y torear 5 corridas de toros y varios festivales. 

Cuando se emocionó El Soro fue contando, reviviendo con todo detalle, la tarde de Pozoblanco, en la que perdía la vida su amigo Francisco Rivera Paquirri, que el año siguiente iba a apoderarlo.

Pir su parte Javier Vázquez, que no procede de familia taurina, se acercó al toro jugando en los alrededores de Las Ventas, plaza a la que se colaba por el museo para ver a los toreros que hacían allí el paseíllo. 

Tras tomar la alternativa en Madrid, sin apoderado, logró triunfar y cortar dos orejas a un toro en el San Isidro del 93.

Cuando tocaba con sus dedos la gloria del toreo sufrió un duro revés en Villanueva de Perales, cuando fue herido y perdió la visión de un ojo -posteriormente el ojo- y aunque volvió a torear, tuvo que hacer frente a los problemas derivados de la falta de visión. 

Fue una tarde emocionante en la que los aficionados conocieron a dos toreros que han vivido gloria y abandono".



*Se da la circunstancia de que al día siguiente de esta noticia El Soro fue atendido de un infarto del que se recupera satisfactoriamente.