domingo, 15 de julio de 2018

Opinión: Análisis de la feria* (por José PIcón)


*Artículo de opinión sobre la feria de Almería de nuestro amigo José Picón Salvador. Aprovecho para recordar que cualquier persona puede mandarnos sus comentarios y opiniones pinchando en el sobre de la parte superior de la web, siempre que se identifiquen con nombre y apellidos reales.


La empresa Chopera vuelve este año a apostar por los pilares que mayor aceptación tienen entre la mayoría que llena los tendidos: las figuras, el monoencaste y los rejones. Un abono sin apenas imaginación acomodado en los nombres de siempre y que apenas aporta novedad alguna salvo la presentación del hijo de Pablo Hermoso de Mendoza que viene a nuestra feria sin méritos ningunos.
La Casa Chopera como viene siendo habitual ha sabido jugar sus bazas y trae a Almería cuatro figuras fuertes en el escalafón y con tirón en taquilla para confeccionar dos carteles sólidos en los que apoyar la feria y que serán los que tiren del carro del abono, destacando los nombres de Morante y Talavante. También habría que hacer mención a la ausencia de matadores mediáticos hecho que se agradece más aun en un ciclo corto como el nuestro.
Otro hecho a tener en cuenta, es la vuelta de un matador local al abono, en este caso Ruiz Manuel, que se despedirá de los ruedos. Lo importante es que esta inclusión de un matador de toros de nuestra tierra se volviera a convertir en algo habitual y no dejarlo para circunstancias puntuales.      
La empresa tanto en los carteles de figuras como el cartel modesto se debería haber esforzado en incluir nombres más interesantes y atractivos de cara al aficionado como Fortes, Pepe Moral, Ureña o Ferrera, entre otros. Ya que las figuras deben ser la base y cumplen la demanda de la mayoría del público, también se deberían de atender los gustos y preferencias del aficionado. Bastante decepción se ha llevado la afición con la ausencia de la novillada picada y la corrida torista para que se siga ignorando al aficionado.
Si nos centramos en el apartado ganadero, de los hierros que acompañan los carteles de figuras poco hay que decir que a estas alturas no sepamos.  Allá donde van las figuras van sus hierros. En cuanto a la ganadería que abre feria El Torreón, deberíamos saber los méritos que ha hecho últimamente para estar en la feria de Almería. Esta ganadería lleva algunos años alejada de las ferias, apenas lidia, muy poco, el año pasado una corrida y algún toro suelto, o sea, no sabemos absolutamente nada de cómo es su estado actual y se nos presenta en nuestra feria salida de la nada.  En otras ferias de la empresa cuenta con ganaderías como El Parralejo, Bañuelos, Santi Domecq y aquí nos coloca casi siempre   lo que nadie quiere. Además, molesta más aun cuando encima que se suprime la corrida de Victorino se nos cuele semejante hierro. ¿Porque no se cuidan estos detalles al igual que se esmera en traer la flor y nata del escalafón, señor empresario?
En cuanto al festejo de rejones poco que decir. Solamente añadir que con el abanico de rejoneadores que hay de la talla de Diego Ventura, Leonardo Hernández o Andrés Romero entre otros para hacer un cartel fuerte rematado y competitivo no es comprensible  que haya que tragarse una exhibición de Pablo Hermoso junto a su hijo y de acompañante Lea.
En definitiva, la feria de Almería de este año se podría calificar simplemente como aceptable, quedando aun asignaturas pendientes que podrían aún más redondear y darle más lustre a una feria que siempre fue una referencia entre las ferias de su categoría.