domingo, 11 de noviembre de 2018

En recuerdo a Tatá


Hace algunas fechas se recogían en La Voz de Almería unas sentidas palabras a modo de homenaje a Baltasar González fallecido recientemente.

Llegaba el mes de agosto y su discreta figura se hacía inevitable en los despachos de la plaza de toros. Diligente y eficaz su nombre era sinonimo de buena gestión y formalidad. Baltasar González ‘Tatá’, quien ha sido el soporte de la Casa Chopera en Almería durante décadas, con una labor encomiable, nos ha dejado en la mañana del viernes.

Baltasar González nació en Almería en el año 43, y desde su más remota infancia estuvo muy ligado al mundo taurino. Se acercó al mundo del toro de la mano de su familia con tan solo cinco años y desde aquel momento su corazón nunca se separó ya del albero  y de las luces de las tardes de toros. 
Su formación taurina se vió enriquecida por las tertulias y los consejos de su tio, Ulpiano Díaz, un conocido taurino, culto y estudioso, compañero de escuela de Federico García Lorca entre otros intelectuales con los que se relacionó. 

De la mano de Ulpiano, siendo practicamente un adolescente, conoció a la empresa Martínez Flamarique en el ecuador de la década de los años cincuenta, cuando la casa Chopera se queda con la explotación y gestión de la plaza de toros de Almería. 

Desde 1981 y hasta el año 2014, Baltasar González se ha encargado de la representación de la casa Chopera en la feria de Almería, siendo máximo responsable de la gestión directa de la misma.

Descanse en Paz.