domingo, 28 de julio de 2019

El Circulo se adentra en Zahariche


Es muy probable que fuera la salida más esperada por todos los socios de la Asociación ‘El Circulo de la Amistad’ desde hacía meses. Tal vez de todo el curso. Mayores y jovenes ansiaban viajar hasta La Campana, junto a Lora del Rio, para sentir las miradas penetrantes, escrutantes, que los toros de Miura dedican a quienes se atreven a traspasar la cancela de Zahariche, donde las dos calaveras anuncian que no se trata de una ganadería más, si no que se entra en la historia viva del toreo.

Recibidos por el ganadero, Antonio Miura, fueron conociendo los aficionados almerienses cada rincón y cada secreto de la legendaria ganadería de los toros decimonónicos. La plaza de tientas que inauguró Pepe Luis Vázquez con la erala ‘Rompeplaza’ también se abrió para los socios del Circulo, así como los salones repletos de recuerdos e imágenes en las que se recogen dos siglos de toreo, desde que en 1842 la A con asas empezara a forjar su leyenda.

Ganadería por la que Bombita quiso cobrar más dinero, o que Joselito pedía cuando se veía en la obligación de demostrar su condición de mandamás, y que en sus astas lleva prendida la vida, entre otros, del Espartero o de Manolete.

Los socios del Circulo salieron satisfechos de su visita a la historia del toreo, tras haber conocido de primera mano sus secretos.

Antes de marchar los socios obsequiaron a los ganaderos con productos típicos de Almería que a buen seguro serían degustados entre los muros de Zahariche, con las inquisidoras miradas de aquellos toros decimonónicos que tanto miedo dan.